Como Hacer Una Decoloracion en Casa


Cómo Hacer una Decoloración en Casa

Decoloración es un proceso de desarrollo de luz en el cabello que resulta en un cambio de tono más claro. Si quieres tener el cabello decolorado sin gastar mucho dinero, puedes hacerlo en casa.

Materiales necesarios

  • Decolorante para el cabello
  • Color para el cabello
  • Colorante capilar
  • Productos de color para el cabello
  • Guantes de goma
  • Media de ducha
  • Toallas
  • Secador de cabello

Instrucciones

  • Lava tu cabello antes de comenzar el proceso de decoloración con un champú específico para cabello decolorado.
  • Sécate el cabello con una toalla. No uses el secador de cabello.
  • Usa los guantes protector y mezcla el decolorante para el cabello según las instrucciones del fabricante.
  • Aplica la mezcla de decolorante en el cabello con una esponja suave.
  • Espera el tiempo de procesamiento recomendado por el fabricante.
  • Lava el cabello con agua y champú para eliminar el exceso de decolorante.
  • Sécate el cabello con una toalla.
  • Aplica el color de cabello sigue las instrucciones del fabricante.
  • Espera el tiempo de procesamiento recomendado por el fabricante.
  • Lava el cabello con agua y champú para eliminar el exceso de color.
  • Sécate el cabello con un secador de pelo.
  • Utiliza productos para el cuidado del cabello para mantener el color.

¿Qué se necesita para decolorar el cabello en casa?

¿Qué se utiliza para decolorar el cabello? Una toalla o bata para proteger tu ropa, de preferencia de color blanco, Peróxido o activador de 10 o 20 volúmenes, Polvo decolorante, Un recipiente para crear la mezcla, Una brocha, Guantes de látex y un champú y acondicionador sin sulfatos para un cuidado adecuado.

¿Cómo se prepara para una decoloración?

Para preparar la mezcla se pone en un recipiente no metálico: 40 g de polvo decolorante (2 sobres), Se añade poco a poco 60 ml de agua oxigenada en crema de 20, 30 ó 40 volúmenes, Se mezcla bien hasta obtener una mezcla homogénea, Se aplica sobre cabellos secos y no lavados con una brocha. Luego se deja actuar unos 20-30 minutos y se lava con abundante agua y champú. Se repite el proceso si es necesario hasta conseguir el tono deseado.