Como Reducir Una Hernia Inguinal


Cómo reducir una hernia inguinal

Las hernias inguinales son una afección común que se produce cuando los tejidos del abdomen se debilitan o se estiran. Puesto que a muchas personas les preocupan los riesgos asociados con la cirugía, es importante conocer las formas efectivas para reducir el tamaño de la hernia sin necesidad de intervención quirúrgica.

Consejos para reducir una hernia inguinal

  • Haz ejercicio. Realizar sesiones regulares de ejercicios aeróbicos ayuda a fortalecer la región del abdomen, reduciendo así el tamaño de la hernia. Realiza al menos 30 minutos de ejercicio todos los días.
  • Mantente bien hidratado. La ingesta adecuada de líquidos ayuda a mantener el peso corporal bajo control y disminuye el tamaño de la hernia inguinal. Tómate regularmente un vaso de agua entre cada comida.
  • Usa ropa suelta. Usar un cinturón de presión u otros elementos de contención para la cintura puede disminuir la presión sobre la hernia. Considera usar prendas que no sean demasiado ajustadas en la cintura y que absorban el sudor.
  • Usa apoyo extra. Colocarse una faja de descanso alrededor de la cintura a la hora de estar de pie ayuda a prevenir la hernia inguinal. Esto evita que el estrés externo afecte a los tejidos del abdomen.

Espera antes de tomar una decisión

Si notas síntomas como la inflamación o el dolor en la zona inguinal, consulta con tu médico. Ten en cuenta que hay muchas opciones de tratamiento para una hernia inguinal y el cirujano te ayudará a decidir qué tratamiento es el más adecuado para tu caso.

La mayoría de las hernias inguinales no requieren cirugía, así que puedes intentar los consejos anteriores para tratar de reducir el tamaño de la hernia. Algunos remedios caseros también pueden ser efectivos, como los emplastos de jengibre o el calor de los tampones de aceite de ricino.

¿Qué hacer para bajar la hernia inguinal?

El tratamiento definitivo de la hernia inguinal es el quirúrgico y consiste en la reintroducción del contenido abdominal y reparación o reforzamiento de la pared inguinal. La principal recomendación para bajar la hernia inguinal antes de la cirugía es regularizar los hábitos alimenticios, realizar ejercicios moderados de fortalecimiento de la musculatura del suelo pélvico para reforzar la pared abdominal y evitar los esfuerzos físicos. Con esto, se logra disminuir la posibilidad de que se agrave la hernia, aunque todavía se recomienda la realización de la cirugía para su curación definitiva.

¿Cómo curar naturalmente una hernia inguinal sin cirugía?

Dicho esto, no hay ningún medicamento o tratamiento natural que haga que ese defecto estructural cierre. La única forma de curar una hernia por completo, es realizando una cirugía abierta o bien, con laparoscopía para cerrar el defecto durante la operación.

Sin embargo, hay algunas cosas que puedes hacer para reducir los síntomas y mejorar el bienestar:

1. Realiza algunos ejercicios suaves como la natación, el caminar, la bicicleta estática y los estiramientos.
2. Toma un baño de agua fría para reducir el dolor.
3. Fija una banda elástica cerca del ombligo para comprimir la hernia.
4. Procura evitar los levantamientos de peso y actividades que exijan mucho esfuerzo.
5. Intenta evitar las posiciones verticales y mantente sentado para soportar mejor los síntomas.
6. Haz una dieta baja en sal.
7. Toma algún antiinflamatorio recetado por tu médico.
8. Consulta con un terapeuta de masajes para mejorar los síntomas.

¿Cómo reducir hernia inguinal sin operacion?

Ya no es necesario recurrir al bisturí para tratar las hernias inguinales. A partir de ahora se podrán curar mediante una laparoscopia, una técnica con la que no hace falta abrir la pared abdominal para reintroducir el contenido intestinal y que, según los resultados de un estudio, es igual de eficaz que la operación.

Para reducir el riesgo de desarrollar una hernia inguinal sin operación, los expertos recomiendan llevar una alimentación saludable y hacer ejercicio regularmente. Se debe evitar levantar objetos pesados, sobre todo si hay antecedentes familiares de hernias. También es aconsejable mantener un peso saludable y evitar fumar.

Cómo reducir una hernia inguinal

Causas

Una hernia inguinal ocurre cuando una parte del intestino pasa a través del músculo abdominal. Esto puede suceder debido a una debilidad en los músculos, exceso de presión abdominal, o por el uso incorrecto de los músculos. Estas hernias pueden causar mucho dolor y pueden volverse más grandes si no se tratan de inmediato.

Síntomas

Los síntomas de una hernia inguinal pueden incluir:

  • Dolor abdominal: La hernia puede causar un dolor sordo en la zona afectada. Esto puede ser especialmente molesto cuando estás tosiendo o estornudando.
  • Hinchazón: La hernia a menudo causa hinchazón en la zona donde la pared abdominal tiene debilidad.
  • Sensación de presión en la zona afectada: Esto puede ser especialmente molesto cuando estás sentado por un tiempo prolongado.

Tratamiento

Existen algunas formas de tratar una hernia inguinal, desde medicamentos hasta cirugía. La mejor opción para reducir una hernia será determinada por un médico. Algunas medicinas para tratar una hernia inguinal son medicamentos antiinflamatorios para aliviar el dolor, y medicamentos para reducir la hinchazón.

Sin embargo, el tratamiento más común para reducir una hernia inguinal es la cirugía. Esto implica extirpar el tejido abdominal debilitado y luego cerrar la zona para prevenir la recurrencia de la hernia. A veces, se pueden utilizar también dispositivos especiales para ayudar a mantener la zona cerrada después de la cirugía.

Prevención

La prevención de una hernia inguinal comienza con el fortalecimiento del músculo abdominal. Hacer mucho ejercicio y levantar pesas para fortalecer esta área hará que los músculos sean más resistentes al estrés y evitarán la aparición de hernias. Otro factor de prevención es evitar el exceso de presión en la zona abdominal, especialmente durante la realización de actividades físicas.