Como Saber Si La Bomba De Frenos Esta Dañada


¿Cómo saber si la bomba de frenos está dañada?

Como conductor, uno siempre debe hacerse esta pregunta para asegurarse de que su seguridad, la de otros usuarios de la vía y la de su vehículo estén protegidas. Esta preocupación es comprensible ya que es parte de un sistema de seguridad capital para tu vehículo. Para ello, te explicamos aquí cómo saber si tu bomba de frenos está dañada.

Síntomas

Aparecen las siguientes señales de alerta:

  • Aumento de la presión en el pedal
  • Un golpeteo o grito cuando se aplican los frenos
  • Aumento en la distancia de frenado
  • Emisión de humo y un fuerte olor a quemado
  • Frenos sueltos o flojos cuando se pisa el pedal

Si presencias alguno de estos síntomas de la bomba de frenos dañada, ponte en contacto inmediatamente con un taller especializado para realizar un chequeo a fondo y que puedan asesorarte.

Test

En primer lugar, hay que comprobar la presión del pedal, viendo si ésta es diferente a la normal. Además, hay que prestar atención al estado de los discos de freno, ya que si estos presentan alguna irregularidad como abrasión, huellas, etc pueden indicar que la bomba esta dañada.

Una vez detectados estos signos, se deben realizar pruebas para detectar posibles anomalías en el sistema de frenos impactedo. Estas pruebas se suelen realizar con unos aparatos de medición específicos para detectar si las presiones de los frenos son correctas y si hay algún tipo de fuga en el circuito.

Por último, si no se ha conseguido ninguna conclusión acertada con estos pasos, se debe llevar el vehículo a un taller especializado y que se realicen los test necesarios con los equipos adecuados.

¿Cuando la bomba de freno pierde presión?

Usualmente puede que una manguera esté rota o las líneas del freno estén dañadas, es posible también que el caliper del freno o el cilindro de presión en el freno de tambor estén goteando. Ahora si la luz de prevención del freno no está prendida, no significa que no tengas un problema de fuga. Puede que sea necesario revisar las tuberías y componentes del freno para diagnosticar el problema.

¿Qué averías se presentan en la bomba de freno?

La falla más habitual que demuestra su mal funcionamiento, es cuando al frenar lentamente, el pedal se va hasta el fondo, pero cuando se acciona brusca y rápidamente o en forma reiterada (bombazos), el pedal acciona correctamente. Esto se debe a que los discos de freno se oxidan y provocan una fricción excesiva que impide su buen funcionamiento. Otro de los problemas que sufre la bomba de frenos es el sobrecalentamiento y consiguiente desgaste prematuro que se produce cuando se descompensa el sistema hidráulico y existe una fuga de aceite. Así mismo, un problema común en estas partes es el golpeteo al aplicar los frenos, que puede deberse a un mal alineamiento de los discos de freno o, a roturas en los balatas. Una tercera causa puede ser el desgaste generalizado que provoca una baja eficacia en la transmisión del movimiento al pedal. También deben tenerse en cuenta los circuitos formados por tuberías o mangueras, ya que cualquier pérdida de presión en ellos, provocará que el pedal tienda a fundirse.

Finalmente, un problema habitual en los servofrenos es el de la corrosión interna, tanto del cilindro maestro como del auxiliar y el de los demás componentes internos. La corrosión suele provocar pérdidas de aceite y sobre todo, una fuerte reduce en la presión ejercida. La falta de presión provocará que el freno perderá pulso, lo que a su vez, provocará una baja de presión significativa. Cuando esto sucede, es importante llevar a cabo un cambio en la unidad de la bomba de freno para evitar posibles problemas mayores.

Bomba de frenos dañada: ¿Cómo saber?

Es importante mantener nuestro vehículo en buenas condiciones de funcionamiento, puesto que una bomba de freno dañada puede causar una serie de problemas. A continuación le mostramos cómo detectar si su bomba de freno está dañada.

Síntomas más comunes:

  • El ruido más común que indica una bomba de frenos dañada es un ruido sordo.
  • Si se demora el tiempo de respuesta al presionar el pedal del freno.
  • Olor peculiar a la hora de frenar.
  • El pedal del freno tiene tendencia a descender.

Comprobaciones:

  • Si el ruido de la bomba de frenos continúa, haga una revisión completa de los frenos.
  • Coloque el vehículo en una horquilla y márchele el motor. Desplace el pedal del freno para revisar su resistencia y suavi-dad.
  • Continue encendiendo y apagando el vehículo mientras mantiene pulsado el pedal del freno.
  • Verifique si se origina un ruido de la bomba de frenos cuando el vehículo está apagado.

Si al realizar este procedimiento se comprende que la bomba de freno está dañada, es recomendable reemplazar la bomba de frenos para evitar problemas mayores.