Como Son Las Perlas Reales


Las Perlas Reales

Las perlas reales son consideradas una de las gemas más bellas que existen en la naturaleza. Estas perlas son parte de una categoría de joyas llamadas “gemas naturales”. Estas gemas se extraen del fondo marino y son insertadas en una joya. Derivando de una variedad de estilos y tamaños, las perlas son una de las joyas Favoritas para los usuarios.

Características de las Perlas Reales

La forma y tamaño de una perla real viene determinado por la especie, y algunas variedades como las perlas South Sea suelen tener forma de globo. El color de estas gemas es generalmente blanco, pero algunas también pueden ser de color negro. El color de la perla se debe a la forma en que los granos de carbonato de calcio son depositados en el núcleo de la gema. Las perlas son conocidas por su brillo y su resistencia, pero también por su inigualable belleza. Es por eso que muchas personas las consideran como una de las joyas más deseadas.

Cuidado de las Perlas Reales

Las perlas reales deben ser cuidadas con precaución. Es necesario evitar el contacto con productos químicos, y la gema debe ser almacenada en una bolsa de poliéster para evitar ser dañada por la luz solar. Para mantener su brillo, es importante limpiarlas con frecuencia:

  • Limpie la perla con un paño suave.
  • Aplique un jabón suave para lavar la piedra.
  • Enjuague con agua limpia.
  • Finalmente, seque la perla con un paño suave.

Siguiendo estos simples pasos, una perla real es una de las joyas que durarán una vida entera.

¿Cómo son las perlas naturales?

Las Perlas Naturales son esferas o bolitas compuestas de nácar producidas por los moluscos en su interior, especialmente las ostras.

Perlas Reales: Joyas Únicas y Exclusivas

Las perlas reales son joyas únicas que se han ganado un lugar privilegiado en el mercado de las joyas. Estas perlas son conocidas por su belleza, elegancia y estilo incomparable, lo cual las convierten en una excelente opción para los que desean adquirir una joya única.

Las perlas reales pueden ser distintas dependiendo de su origen y variedad. Sin embargo, estas perlas presentan algunas características esenciales que las hacen únicas. A continuación, veremos algunas de sus peculiaridades:

Características de las Perlas Reales

  • Forma: Las perlas reales suelen tener una forma redonda y brillante con reflejos multicolores.
  • Tamaño: El tamaño varía según el tipo de perla. Pueden ser muy pequeñas o de tamaño considerable.
  • Textura: Estas perlas tienen una textura brillante, lo cual les da un aspecto único. Las perlas más preciosas suelen ser muy suaves al tacto.
  • Color: El color de estas perlas puede ser desde blanco hasta variaciones amarillentas, grises o negras.

Debido a la demanda de las perlas reales, su uso se extendió a los accesorios y joyas más modernas. Por ello, hoy en día son muy populares, ya que también se usan para darle un toque muy especial a cualquier atuendo.

En conclusión, las perlas reales son una preciada joya que otorga belleza y elegancia a aquella persona que las lleve. Es una joya única y exclusiva que representa la perfección y el concepto de lujo.

¿Cuál es la diferencia entre una perla cultivada y una natural?

Las perlas cultivadas se forman gracias al esfuerzo combinado del Hombre y del Molusco. A diferencia de las perlas naturales, las perlas de cultivo poseen un «centro» hecho de concha de nácar. Una perla natural usualmente posee un diminuto centro de materia orgánica (los restos del gusano o parásito). Se usan perlas cultivadas para completar los diferentes colgantes, sortijas, aretes y collares. Estas perlas de cultivo también son más grandes y de una mejor calidad. Por otra parte, las perlas naturales son más difíciles de encontrar porque son más pequeñas y tienen un aspecto menos consistente.

¿Cómo saber la pureza de una perla?

3) La Pureza de la Superficie La superficie de una perla se puede evaluar con la presencia -o ausencia- de defectos de superficie. Ejemplos de estos son: puntos, manchas y «cacarizos» (se asemejan a una «mordida»). A esto se le refiere como la «pureza» (o «limpieza») de la perla. Esto generalmente se divide en 4 o 5 grados, desde puro y limpiísimo hasta con bastantes defectos. Algunos de estos defectos en la superficie no afectan la belleza de la perla, mientras que otros pueden reducir su valor. Por lo tanto, el grado de pureza es importante a la hora de evaluar el valor de una perla y determinar su calidad.